Nueces

La red social para estudiantes de la UFV

La muerte del padre de la Biotecnología moderna

Avezado surfista, consumidor habitual de LSD en los 70, casado cuatro veces, panadero por momentos. El estilo de vida de Kary Mullis, nunca pareció estar alineado con el de la mayoría de sus congéneres. Esto no impidió (dejamos abierta la discusión sobre si es lo que facilitó) que el protagonista de esta entrada hiciera una contribución histórica a la ciencia. De las que más tarde se estudian en las universidades de todo el mundo y de las que permiten ganar un Premio Nobel de Química.

Kary Mullis desarrolló la PCR (Polymerase Chain Reaction) en 1983. Lo hizo mientras trabajaba en Cetus, una de las primeras empresas biotecnológicas, donde se dedicaba al desarrollo de oligonucleótidos, uno de los elementos críticos en su invención. Como él mismo relató, no sabemos si quitándole importancia al suceso o vacilando a los allí presentes, inventó la PCR “mientras conducía por la carretera”. Sin embargo, no todos los aspectos de la gestación de esta tecnología para obtener muchas copias a partir de un fragmento concreto de ADN resultaron tan sencillos como parecía pintarlos Mullis. 

EB7rcvpWkAIPlSq

Durante los dos años siguientes, un equipo de científicos de Cetus, conscientes del potencial de la PCR, profundizó en la novedosa tecnología de amplificación de ADN para que pudiera ser una realidad, un producto con un funcionamiento pulido. El equipo presentó la técnica en la reunión anual de la Sociedad Americana para la Genética Humana de 1985 y meses después atrajo de nuevo un gran interés mediante su publicación en la revista Science. El ingenio de Kary Mullis fue recompensado por parte de Cetus con 10.000 dólares.

Sin embargo, pese a la innovación generada en el seno de la empresa californiana, existían graves problemas financieros a su alrededor, ocasionados principalmente por el rechazo de la FDA (Food and Drug Administration) a la entrada en el mercado de su producto estrella, una interleucina-2 recombinante. Este hecho condujo a que Roche acabase comprando los derechos de la PCR, para lo cual abonó 300 millones de dólares a Cetus. No queremos saber con qué cara se quedaría el surfero científico.

kary_mullis.jpg

El legado de Kary, además de inundar cualquier laboratorio de biología molecular del mundo, ha trascendido las fronteras de los laboratorios de ciencia básica para permitir cazar criminales o realizar diagnósticos médicos. Yendo aún más lejos, la PCR supone el fundamento para una saga tan conocida como Jurassic Park, basada en la recuperación de ADN de dinosaurios a partir de restos mínimos de su sangre presentes en mosquitos conservados en ámbar.

Kary Mullis, nacido el 28 de diciembre de 1944, ha muerto recientemente, el 7 de agosto de 2019, pero sigue entre nosotros en forma de Taq polimerasa.

próximo Publicación

Atrás Publicación

Dejar una contestacion

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

© 2019 Nueces

Tema de Anders Norén